Pruebas de progenie

Home»Reproductores»Pruebas de progenie

PRUEBAS DE PROGENIE


“Predicción de valores genéticos de reproductores basados en la información y registros de las progenies de los animales evaluados”.

Esta es la reina de todas las pruebas. Es la más confiable, pero también la más costosa y la más demorada (cerca de 8 años). En esta Prueba entran los toros únicamente y no solamente se mide el genotipo sino también el fenotipo con la clasificación lineal. Es una prueba muy confiable para establecer los valores genéticos de un toro y su transmisibilidad a su descendencia.

Las tres pruebas tienen como finalidad conocer las condiciones de un individuo y su posible facultad innata de transmitirlas a su descendencia. Pero también tener la seguridad de que su descendencia sea igual o mejor genéticamente a sus padres. Por ejemplo, se busca que un toro sea mejorante en pigmento de piel, en esqueleto, en fortaleza de patas y de ubre, en tamaño, en línea dorsal, en volumen y calidad de carne, en temperamento, en facilidad de parto, en más cantidad y calidad de leche, en velocidad y facilidad de ordeño, etc, etc. Todo esto anteriormente se hacía –y se sigue haciendo– a “tientas”, pero hoy existen herramientas, como las Pruebas, que nos aproximan o garantizan el éxito en la consecución de condiciones genéticas y fenotípicas mejorantes.

“El propósito de un programa de mejoramiento genético es el de elegir los mejores individuos, machos y hembras, de una raza o grupo genético en una región o en un país, para luego ser utilizados como reproductores, por su mayor potencial o merito genético. (Elección de los mejores para propagarlos).”

“Para cumplir con este fin, el ganadero y sus empresas deben identificar genéticamente estos animales, a través del análisis de los datos del individuo, de sus parientes, ya sean ancestros o colaterales (hermanos, primos, etc), y de los datos de su progenie. Con el resultado del análisis de los datos, es decir, con la información del individuo, se mide el desempeño en relación con sus contemporáneos, lo cual es simplemente una Prueba de Comportamiento. Con el análisis de los datos de los parientes se mide el desempeño del individuo, lo que aumenta la precisión de su valor genético. Con los datos de la progenie del individuo, se estima lo que el toro genéticamente sería capaz de transmitir, ya que en cada progenie el toro aporta el 76% de su patrimonio genético. Por lo tanto, al obtener un gran número de descendientes evaluados, se obtendría un valor genético con mayor grado de confiabilidad”. (La Prueba de Progenie, Ucebul, Colombia).

“El empresario ganadero que desea mejorar genéticamente los productos generados en su empresa (ganadera), debe seleccionar sus reproductores y los valores que transmiten a su descendencia, teniendo en cuenta el entorno en que se desempeñen”. (Carlos Manrique, profesor de la Universidad Nacional, Colombia).

El trabajo de Mejoramiento Genético que hacen los empresarios ganaderos y sus técnicos, los entes estatales y gremiales con los suyos, como lo dijimos atrás, se traduce a consignar y propagar datos positivos encontrados en los toros, en cuanto a leche o carne y factores raciales deseados, siendo demasiado importantes la fertilidad, la habilidad materna, la longevidad, la ganancia de peso, la producción. En bovinos europeos hace muchas décadas que esto se hace y es fácil para el ganadero común encontrar en el mercado pecuario los datos de toros probados, sobre todo en línea lechera Holstein, Jersey, Pardo Suizo, Simmental. En ganados cebuinos (Bos Índicus) Brasil empezó a hacerlo hace 60 años, desarrollando la Prueba de Progenie desde hace 25 años, con éxito indiscutible. La entidad Brasilera Embrapa realiza la Prueba de Progenie en toros cebuinos Gir y Guzerá, para leche, y ya suma en su inventario alrededor de 170 toros Gir probados y 70 Guzerá con Prueba concluida; el 80% de ellos positivos a leche.

 Trabajar con genética probada y certificada es un principio de  triunfo.

Es bueno y oportuno repetir aquí que el toro es el sujeto de mayor importancia en una ganadería dedicada a la reproducción. Saber escoger un toro es una labor de “sabios” en la pecuaria bovina. Sube o baja una ganadería, con beneficios o daños perdurables en el tiempo. Hay que hacer esfuerzos para no equivocarse en su escogencia. “El suceso de cualquier programa de mejoramiento genético… depende básicamente del planteamiento de los apareamientos. Para que los apareamientos puedan ocurrir dentro de los objetivos establecidos por el criador, es necesario que este disponga de información confiable de los animales que serán apareados. Las informaciones sobre las producciones de las hembras pueden ser obtenidas rutinariamente en el propio rebaño, y en general el criador sabe cuáles son sus mejores vacas… todavía esto no ocurre con los toros, que contribuyen con más del 76% del progreso genético de los rebaños, más no manifiestan esa característica fenotípicamente”.

Hoy hay muchas ayudas, suministradas por los entes oficiales y privados que seleccionan los toros a través de las Pruebas y también los datos de sangre y raza que se consignan en el llamado Registro del individuo que llevan las Asociaciones de Raza. Además de los que el empresario vendedor de genética bovina debe tener en su archivo relativo al individuo y al hato en general. Todo debe ser analizado profundamente.

¨Para consultar los resultados del test de progenie de 2014 siga el siguiente link

http://www.pmgz.com.br/arq/sumariogir2014.pdf