Ganadería Puerta Parra

Artículos

Home»Blog»Repoblamiento Bovino En Colombia

Repoblamiento Bovino En Colombia

Puerto Boyacá, Boyacá, Febrero 2011

Hace muchos años, lo recordamos los más viejos, Colombia, nuestro bello país, tenía un (1) bovino por cada habitante. Es aventurado decir que fue una mejor época comparada con la que ahora vivimos, en la cual, sin mucho esfuerzo, nos acercamos a un teléfono celular por cada viviente en el territorio y donde los vaqueros y obreros agropecuarios saben más desenfundar y utilizar el aparato de comunicación que el machete para eliminar la maleza a la vista o enlazar la res derrotada y rebelde. Y los gremios hacen toda la propaganda y lobby posibles para exportar carne y leche, con relativo éxito, olvidando el compromiso natural y social de alimentar primero a la nación entera y nutrir la niñez y juventud hambrienta,  activando sin desmayo los resortes estatales obligados constitucional y legalmente a hacerlo. Lograrlo debe ser el mayor compromiso de todos los gremios pecuarios y de los ganaderos en general. Estos últimos deben exigirles  a sus representantes la realización de esta aspiración y la atención del clamor nacional e internacional.

En los últimos años se ha hablado bastante de la necesidad de repoblamiento bovino, pero cuando debe concretarse el modo  cada quien coge por su lado y no sale ningún ente estatal responsable a poner orden y direccionar tan serio propósito. En el desorden conceptual unos proponen importar, transferir embriones, prohibir las exportaciones de hembras y su sacrificio local y otros acuden al expediente facilista del subsidio estatal como contraprestación al esfuerzo gremial. Así pasan años y décadas y todo se va en propuestas y buenas intenciones. Estamos y seguimos en algo así como  media (1/2) res por habitante. En un territorio tan extenso y con tantas hectáreas con vocación ganadera es inaudito tener el déficit mencionado y la conocida ineficiencia en la producción de carne y leche por área explotada.

 

Sí, el repoblamiento bovino es necesario y muy importante  para los fines mencionados, pero también para la creación y exportación de los excedentes, procurando el crecimiento económico del sector y el bienestar de la población rural. Los ganaderos deben contribuir decididamente en el crecimiento material y espiritual del campesinado colombiano.

Sin embargo, no basta repoblar, también es necesario investigar y transferir tecnologías tropicales, voz a voz, sin engaños y oportunamente. Y los ganaderos ser eficientes. Y que el crédito fluya permanente y económicamente, no solo como promesa electoral o discurso alegre en la instauración de los nuevos gobiernos, cuando se ofrece de todo y no se cumple.

Recientemente se ha notado interés de los gobiernos municipales en emplear parte de las regalías en el financiamiento del repoblamiento bovino, entregando a los campesinos locales un número de vientres y un toro, por núcleo familiar, con el compromiso contractual de devolver el capital con un porcentaje de crías hembras producidas, las cuales irían a otras tantas familias de la región con el mismo esquema legal y social. Este sistema es bastante efectivo en el repoblamiento y repercute rápidamente en el bienestar del campesino local, con seguro alcance nacional. Siempre que el gobierno local lo haga desprendido de la voracidad política y lo administre adecuadamente. Los gremios y los ganaderos individualmente deben concurrir a apoyar estos programas, asesorándolos y suministrando lo bueno de sus hatos a precios justos. Conocimos que cada programa municipal de repoblamiento está siendo previamente aprobado y supervisado por Planeación Nacional. Se trata de controlar el destino y uso de las regalías.

El repoblamiento bovino será efectivo y más rápido si se utilizan masivamente toros en monta directa ( ojalá todos puros en su raza), ya sea para carne o para leche y también para las explotaciones de Doble Propósito. Y si utilizamos el organismo bovino adecuado para el lugar y características de la explotación, lo cual debe ser asesorado, todo será mejor. Esto no quiere decir que la inseminación y las transferencias  sean excluyentes o inútiles, no, jamás, quien pueda que lo haga y contribuya con el objetivo final: repoblamiento, y el adicional y supremamente importante del mejoramiento genético bovino. La utilización masiva de toros, repito, ojalá puros, disparará los índices de natalidad, y una asesoría en su escogencia y programación garantizarán el éxito de lo propuesto.

Una población de más de cuarenta y cinco millones (45.000.000) de habitantes y en acelerado aumento debe mover las voluntades hacia el objetivo común de buscar los alimentos de hoy y de mañana, pues es asunto de interés estratégico nacional y humano. “La búsqueda de los alimentos es el fundamento de  todas las demás búsquedas del hombre”, le decía Indira Gandhi a sus gobernados. La carne y la leche son alimentos de interés estratégico en cualquier nación de la tierra.

Hagamos, pues, que el Repoblamiento Bovino sea una realidad en Colombia, empleando todos los recursos técnicos posibles y programas sociales gubernamentales que ocupen sanamente parte de las regalías de la bonanza petrolera y minera a lo largo y ancho del territorio nacional.

Written by

Ganadero, Miembro de Asocebú, Criador de Cebuínos lecheros y sus cruces, Criador de Guzerá, Pecuarista Colombiano

Leave a Comment